Este otoño hemos publicado la revista número 10. Lo primero que aparece cuando la abrimos son los créditos. Allí es donde dice quién ha escrito qué, o dibujado qué. Desde la primera entrega pensamos que podíamos jugar con esas páginas que nos sirven de índice para encontrar los artículos que nos interesan, así que planteamos jugar en series de cuatro ilustraciones. En las primeras cuatro revistas hicimos tiendas. Nuestros colaboradores eran distintos objetos: sombreros, pescados, juguetes y herramientas. En la segunda serie hicimos escenas vistas desde el aire. De una playa, del patio y de la entrada de un colegio.  A los colaboradores los retratamos como niños que estaban en la escena. Nos inspiramos en el ilustrador Pedro Antequera Azpiri. En la cuarta ilustración de la segunda serie hicimos un poco de trampa. Aunque veíamos a cuatro personajes desde arriba, los colaboradores eran objetos una vez más. Los de una excavación arqueológica en Egipto. Después de ese número empezamos una nueva serie de cuatro ilustraciones. Esta vez hemos hecho gabinetes de curiosidades. Fueron muy populares en el siglo XIX. Contenían diversos objetos: desde animales disecados, hasta conchas, piedras o plumas. De momento, hemos hecho dos: uno de insectos y otro de pájaros.

Serie 1: La sombrerería, la pescadería, la juguetería y la ferretería.

Serie 2: De vacaciones en la playa, el patio del colegio, a la salida del colegio, la excavación arqueológica

Serie 3: Gabinete de curiosidades, los insectos y las aves.

La composición

¿Qué hace que nos decidamos por un tema para ilustrar los créditos? Hay características que son importantes: la primera, que sean objetos que se puedan diferenciar fácilmente entre sí. La segunda, que sea posible hacer una serie completa de cuatro números correspondientes a cada estación del año. La tercera, que los objetos escogidos nos sirvan para caracterizar a nuestros colaboradores con los objetos que les correspondan. Así, si conoces a alguno de ellos, sabrás porqué es un sombrero de cazador o una niña en parapente. Es dirvertido. A nuestros colaboradores les produce curiosidad saber qué objeto o personaje les ha tocado en cada número. Hay un último elemento común a todos los créditos: quienes hacemos la leche (Gustavo, Alejandra, Inés y Juliana) siempre aparecemos. En la primera serie éramos los tenderos. En la segunda, niños reunidos planeando otro número de la revista. En la serie actual estamos alrededor del gabinete convertidos en animales.

Estamos siempre atentos a cualquier otro tema que pueda convertirse en los créditos de la siguiente serie. Nuestras fuentes varían entre los libros que nos gustan, si vamos a alguna exposición o simplemente recordamos algo que nos obsesionó de niños. ¿Tienes alguna sugerencia? Escríbenos a: buzon@revistalaleche.com

Primera serie: composición

Segunda serie: composición
 
Tercera serie: composición

 
Artículos relacionados

Es fácil apreciar cómo la naturaleza cambia según donde estés. El paisaje de la ciudad es distinto...

Herminio Almendros era maestro. En aquella época (hace ya un siglo), más de la mitad de la...

¿Cuántas veces te han pillado hablando en clase?, ¿cuántas veces te han cazado tirando un...

Deja una respuesta