¿Cuántas veces te han pillado hablando en clase?, ¿cuántas veces te han cazado tirando un papelito?, ¿has sido descubierto mientras gesticulabas para decirle a tu amiga que guardase su caricatura de la profe de inglés ?

Desde los comienzos de los tiempos los humanos hemos dado forma al lenguaje (hablado o escrito) y casi desde el mismo momento lo hemos codificado en clave para que solo aquellos que conocen nuestro código puedan saber qué estamos diciendo. Así no nos pillan hablando en clase. O, por lo menos, el profesor no se sabe qué hemos dicho sobre él.

Hablar en clave es divertido, y si ese código te sirve además para hablar a grandes distancias sin que nadie se entere… es ¡La leche!

En pleno siglo XIX, cuando los grandes buques comenzaron a navegar el trafico marino aumentó y con él, el número de accidentes. Sin las grandes tecnologías de hoy se hacía imprescindible un código de comunicación que pudiese usarse a gran distancia para que los barcos pudiesen advertir a otros barcos o a las personas que estaban en tierra del rumbo que iban a tomar, o de posibles peligros que se encontraban cerca. Llamativas, fáciles de ver en la distancia y comprensibles para los marines de cualquier país la solución estaba en las banderas de señales.

A rayas rojas y amarillas, una cruz sobre fondo azul, un círculo negro sobre un vistoso amarillo… existen 40 banderas cuyo código internacional ha servido durante años a los marineros para comunicarse entre barcos o entre mar y tierra ¿Las conoces? Seguro que no. Por eso Inés Puig, con ayuda del fantástico libro de Sara Gillingham Alpha Bravo Charlie (Phaidon, 2016), decidió llevar a varios coles un ejercicio: transformar el antiguo código naval de banderas en un código secreto para hablar con amigos. Este código es tan desconocido que puede servirte sin problema para mandar mensajes secretos sin que ningún adulto se entere de tus intenciones.

Estos fueron algunos de los mensajes conseguidos:

“Tengo que ir al lavabo, explosivos a bordo. Saco la bandera BRAVO” Joaquín.

Bandera BRAVO: manteneos alejados.

“Estaba hablando por whatsaap con mi mejor amiga y se apagó el móvil. Saco la bandera KILO” Elena.

Bandera KILO: Quiero hablar contigo.

 

“He hecho Educación física y estoy (sudoroso). Voy a darme una ducha. Avisaré a mis padres alzando la bandera ÓSCAR” Naomi.

Bandera ÓSCAR: hombre al agua.

“La profe se ha ido a coger unos papeles y estamos liándola en la clase. De repente se escuchan pasos, voy a sacar la bandera… UNIFORM” Ian.

Bandera UNIFORM: vas hacia un peligro.

“Estaba roncando como una morsa y me entró un moscardón en la boca. Saqué la bandera VÍCTOR” Joaquín.

Bandera VÍCTOR: necesito ayuda.

Si tú también quieres usar este código para fines secretos descárgate la guía que usamos en los colegios que participaron en nuestra actividad.

 

DescargarCÓMO HABLAR EN CLAVE

 
Artículos relacionados

Herminio Almendros era maestro. En aquella época (hace ya un siglo), más de la mitad de la...

En 1666, hace exactamente 350 años, la vieja ciudad de Londres sufrió un terrible incendio. En...

Taller sobre educación sexual ¿Hablar de sexo con los niños? ¡Por supuesto! respondemos muchos...

Deja una respuesta